Editoriales / Aleatoria

No sólo Trump trata mal a nuestros migrantes; aquí también les va mal

LA RAYA DEL TIGRE

RUBÉN CÁRDENAS, , actualizada 08:43 🕚
No sólo Trump trata mal a nuestros migrantes; aquí también les va mal

No es asunto menor para Durango que en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 hayan quedado fuera los migrantes. Al ser excluidos del PEF, los paisanos que trabajan como indocumentados del otro lado de la frontera quedan más indefensos todavía, pues debido al endurecimiento de las políticas migratorias de ese gobierno -que además tiene una elección encima en Noviembre- se ven forzados a regresar y, en esa eventualidad, será difícil que encuentren alguna actividad productiva en su su propia tierra.

De por sí, desde el 2020, el Gobierno Federal decidió eliminar el presupuesto de Fondo de Apoyo a Migrantes, además de desaparecer el Programa 3X1, que tenía participación de los tres órdenes de gobierno y de los clubes de migrantes; es decir, en el trato hacia quienes emigran en busca de mejores niveles de vida para sus familias vamos de mal en peor.

Tradicionalmente, desde hace décadas, Durango ha sido un estado expulsor de mano de obra hacia Estados Unidos, junto con Zacatecas, Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Oaxaca; de hecho, la segunda ciudad con más duranguenses, luego de la ciudad capital, es Chicago, Illinois, junto con la región de los Grandes Lagos ( Indiana, Milwaukee y Wisconsin).

Cifras de los consulados en Chicago y Milwaukee reportan que alrededor de 400 mil duranguenses han acudido para realizar algún trámite de comprobación de identidad y nacionalidad, entre otras solicitudes, pero no son todos los que viven en esa área del medio este. En California, Colorado, Kansas y Texas, se asientan otras grandes comunidades de coterráneos.

Según la Organización de las Naciones Unidas, es a los migrantes en general a quienes más se les violenta sus derechos humanos en el mundo y esto incluye a los mexicanos que radican en la Unión Americana; su calvario empieza con el cruce de la frontera y sus primeros tiempos para acomodarse en algún empleo o subempleo y sigue con los problemas para hablar inglés, estudiar, rentar una casa y, en general, adaptarse a una cultura donde tienden a ser discriminados y víctimas de abusos laborales.

Eso sucede de aquel lado, pero en su propio suelo tampoco se les trata con dignidad, pues son objeto de múltiples agresiones y extorsiones cuando regresan a pasar fechas especiales con sus familias -los que pueden hacerlo, por supuesto- y son blanco frecuente de diversas autoridades abusivas que les ven el signo de dólar en la frente.

Aun con la quiebra de empresas sostenidas por manos mexicanas, fenómeno que trajo la prolongada pandemia, los paisanos siguen representando hoy, con sus remesas, un soporte importante de la economía mexicana y en el caso de Durango, tan sólo de abril a junio, enviaron un total de 450 millones de dólares, casi 50 millones más que en el mismo lapso del año anterior, pese al agudo desempleo.

O sea que, aun dentro de la crítica situación sanitaria y económica que vive el mundo, estos miles de sufridos duranguenses no dejaron de mandar dinero con el esfuerzo extra que supone hacerlo en estos momentos y resulta que no tienen derecho a ser considerados dentro del presupuesto en su tierra natal. Ellos apoyan, pero aquí no se les apoya, aun cuando las remesas son todavía la segunda fuente de ingresos hacia nuestro país.

Por otra parte, una vez que los norteamericanos decidan si continúa Donald Trump al frente de la presidencia del país o si será el representante del Partido Demócrata, Joe Biden, una de las cuestiones más preocupantes para los mexicanos es cuánta ayuda podrían recibir del Gobierno.

En estos años recientes, ya hemos conocido las reacciones de Trump y lo que piensa de los mexicanos, por lo que sería un error esperar una mejoría en el trato hacia nuestra comunidad, pero tampoco es garantía de que esto ocurra con una eventual victoria de Joe Biden, pese a que ha mantenido un discurso moderado, mucho más conciliador que su oponente, en cuanto a políticas migratorias.

Por todo esto, el hecho de no contar con un plan emergente aquí tras lo que se desprenda de este proceso electoral en Estados Unidos, nuestros paisanos podrían pasarla muy mal y eso es claramente injusto para quienes le dan tanto a este país, no sólo a sus familias.

COLMILLOS Y GARRAS

CON EL PROPÓSITO de evitar la dispersión de desechos en la ciudad, la Dirección Municipal de Servicios Públicos planteó la necesidad de regular la recolección de materiales reciclables en colonias y fraccionamientos de la capital, ya que se han multiplicado los "pepenadores" y abunda la basura... POR DESGRACIA, CADA vez más, muchas personas están relajando el uso de cubrebocas y eso puede representar un incremento de contagios por Covid-19. Es común ver en el centro de la ciudad a gente caminado como si la pandemia ya estuviera en control o no existiera. Las cifras al alza dejaron de causar impacto en la población y eso nos afecta a todos... LA CANIRAC, ORGANISMO que preside Miguel Camacho, reportó que seis restaurantes formales han abierto sus puertas en este tiempo de pandemia en Durango, una cifra que recupera en algo la de 15 negocios en este rubro que han cerrado a últimas fechas por la crisis económica; es un indicio de esperanza, pues, en este tiempo de tanta dificultad para quienes vivimos aquí.

Twitter @rubencardenas10

No sólo Trump trata mal a nuestros migrantes; aquí también les va mal
No sólo Trump trata mal a nuestros migrantes; aquí también les va mal

Editoriales, LA RAYA DEL TIGRE

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales