Editoriales / Aleatoria.

¿Y la nueva Ley General de Aguas?

Yo río libre

JULIO CÉSAR RAMÍREZ, , actualizada 08:12 🕚
¿Y la nueva Ley General de Aguas?

Está visto, sólo a través de un potente movimiento ciudadano será posible recuperar los cauces naturales de nuestros ríos e instalar un modelo sustentable del uso del agua.

Hay demandas de amparo presentadas contra el Poder Legislativo Federal por casi diez años de retraso en emitir la nueva Ley General de Aguas.

Quedan atoradas en la Cámara de Diputados saliente las iniciativas de ley presentadas; una de ellas, la más importante, de origen ciudadano.

El modelo de oferta utilizado hasta el momento, es una de las causas principales de la depredación del agua, especialmente en lo referido a ciertos tipos de agricultura industrial y al uso del recurso por parte de grandes conglomerados económicos para la generación de energía.

Según el resultado electoral del 6 de junio, la coalición "Juntos Haremos Historia" -Morena, PT y Verde-, tendrá el control de la Cámara de Diputados.

Con esto, podrá aprobar o reformar leyes sin necesidad de otras fuerzas parlamentarias. Para el caso del agua, no requiere modificar la Constitución.

Recuérdese que el 8 de febrero de 2012 se modificó el artículo 4° de la Constitución, a fin de incorporar el derecho humano al agua y al saneamiento.

En el artículo tercero transitorio del Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación, se estableció un plazo de 360 días para que, a partir de la fecha de publicación de estas modificaciones a la Constitución, el Poder Legislativo Federal emitiera la Ley General de Aguas, lo cual no ha ocurrido hasta el día de hoy.

Frente a esa omisión, comunidades de Quintana Roo y Veracruz presentaron demandas de amparo pidiendo se emita la ley incorporando criterios amplios sobre participación y manejo integral de cuencas.

En Quintana Roo, el amparo se presentó ante el Juzgado Cuarto del Vigésimo Circuito y en Veracruz ante el Juzgado Decimoséptimo de Distrito en el Séptimo Circuito.

Ambos amparos solicitaron, respectivamente, a la autoridad judicial, ordenar en la sentencia a las autoridades responsables -Poder Legislativo Federal- cumplir de manera cabal con su obligación y legislar sobre el derecho humano al agua, emitiendo la Ley General de Aguas de acuerdo con los criterios detallados en la demanda.

Indígenas, campesinos y rurales demandantes en Quintana Roo residen en Cancún y Chetumal, en los municipios de Cozumel, Solidaridad y Othón P. Blanco, inmersos en la cuenca denominada Península de Yucatán.

Los de Veracruz son pobladores de Jalcomulco y Teocelo, cuenca del río La Antigua, que corre del Cofre de Perote y el Pico de Orizaba a su desembocadura en el Golfo de México.

El agua es el alma azul de nuestro planeta. Por ello, luchar por recuperar la salud de los ríos, lagos y humedales, es luchar por la salud y la vida de los pueblos que lo habitamos.

Desde las instituciones económicas y financieras internacionales, se viene promoviendo un modelo de globalización basado en el libre mercado que propugna la mercantilización del medio ambiente, de los servicios y patrimonios ambientales y en particular de los servicios públicos de agua y saneamiento.

Como humanidad afrontamos tres retos históricos en materia de gestión de aguas.

Primero, garantizar la sostenibilidad de nuestros ecosistemas acuáticos.

Segundo, promover nuevos modelos de gestión pública participativa en un marco de globalización democrática que garantice los derechos humanos y universalice los derechos básicos de una ciudadanía global.

Tercero, recuperar nuestra relación emocional con el agua, rescatando los valores patrimoniales, de belleza, de disfrute y de identidad territorial y colectiva de nuestros ríos, lagos y humedales.

El agua para la vida, el agua-vida, debe ser garantizada en primer lugar, por ley y por cultura; en funciones básicas de supervivencia, tanto de los seres humanos, individual y colectivamente, como de los demás seres vivos en la naturaleza. Ser legislada en apego al artículo 4° de la Constitución, que dice:

"Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines".

¿Qué hace falta entonces?

@kardenche

¿Y la nueva Ley General de Aguas?
¿Y la nueva Ley General de Aguas?

Editoriales, Yo río libre

Noticias relacionadas

Comentarios

Identificarse con

Facebook Google

Hola

aún no hay comentarios

Noticias más leídas

Noticias recientes

Más notas de Editoriales